Categories
Aliados

Mi primera venta

Muchos de nosotros temblamos al escuchar la palabra venta, no tanto por el hecho de la acción, más bien por los “no” que podemos obtener. Siempre debemos tomar en cuenta que cuando un posible comprador “rechaza” nuestro producto, es algo momentáneo y todo mejorará una vez que encontremos nuestra forma particular y efectiva de llegar a nuestros prospectos.

A manera de anécdota, mi primera venta, honestamente, fue un desastre. 

Yo solía vender suplementos alimenticios y en esos momentos me encontraba estudiando medicina, por lo que en mi mente (ingenua) estaba arraigada la idea que ese “prestigio” que tenía al conocer un poco de temas de salud iba a ser el plus para poder lograr ventas exitosas desde el inicio, sin realmente preocuparme por conocer las diferencias que mis productos tenían comparándolos con los demás.

Mi primera clienta fue mi mamá. Ella tenía muchos años consumiendo omega 3, por lo que pensé que sería aún más fácil hacer que comprara los productos que yo vendía. Al llegar con ella y comenzar a platicarle de estos suplementos, su primera reacción fue decirme que qué hacía vendiendo productos al mismo tiempo de estar estudiando, uno de los errores que cometí fue no conocer a mi cliente, en esos momentos ella ya no estaba en un modo receptivo y no lo noté. Todo lo que dije después, claramente no sirvió de nada, y por supuesto, ella me dijo que no.

Pasaron algunos días, semanas tal vez, yo no había promovido los productos con otras personas porque la experiencia con mi primera clienta me había desmotivado un poco (muchísimo, la verdad), durante ese tiempo lo que hice fue conocer un poco más acerca de los suplementos, descubrí aquello que los hacían únicos y comencé a consumirlos, porque de alguna manera tenían que salir de mi casa, prefería tragarlos a que se echaran a perder. 

Había un suplemento en particular que ayudaba con las vías respiratorias (yo siempre he padecido de alergias), mi mamá observó que por las mañanas no amanecía mormada y en general, las alergias no se hacían tan presentes. La notaba un tanto curiosa respecto a esa situación, por lo que vi la manera de acercarme contándole mi experiencia, ella estuvo más receptiva, le platiqué qué beneficios podría obtener al consumir esos suplementos, le ofrecí los que sabía que le servirían en base a sus necesidades y, finalmente, tuve una venta.

De esta experiencia podemos recapitular algunos puntos que pueden ayudarte a hacer una primera venta exitosa:

  1. Conoce tus productos: infórmate acerca de eso que los hace únicos, su propuesta de valor.
  2. Identifica a tus prospectos: cada uno de nosotros somos diferentes, por lo que, de la misma manera, tenemos formas particulares con las que nos relacionamos con los demás. Reconocer qué tipo de prospecto tienes te ayudará a saber cómo llegarle para que realice una compra contigo.
  3. Eres producto de tu producto: no es solo el hecho de conocer lo que vendes, consumirlo te hará compartir cómo te has sentido al usarlo, las experiencias venden. 
  4. Los “no” son no, por un momento: sé que el hecho de recibir una negativa puede desanimarte, siempre es bueno pensar que esa respuesta es sólo por un rato, tu cliente puede cambiar de opinión después.
  5. Evita sobre vender: es posible que estés ansioso por generar ingresos y es bueno tener ambición, pero venderle a un cliente muchos productos que no necesita hará que tu cliente se aleje o prefiera comprar en otro lado. Aprende a escuchar y deja que te cuenten sus problemas y/o necesidades, analiza qué productos les sirven y cuéntales de ellos, permite que ellos escojan qué comprarán.
  6. Sé sincero y humilde: no por querer generar más ingresos vas a decir cosas que no son ciertas de tus productos, las personas valoran más que se reconozca cuando no se sabe algo a después averiguar que le han mentido.
  7. Ten un seguimiento: la venta no se termina cuando tu cliente se va con su producto, es esencial que le preguntes cómo se ha sentido, si ha tenido algún problema o si quisiera contarte algo bueno que le ha pasado con el producto, de aquí puedes obtener testimonios.

También recuerda que las ventas no solo se hacen con cosas físicas, todos nos vendemos día con día para obtener algo, vendemos nuestras habilidades, conocimientos y en general, a nosotros mismos. 

En Dooper te acompañaremos a recorrer este camino de las ventas, te brindaremos apoyo y herramientas para no te sientas perdido al promover productos, también estaremos ahí para que encuentres y hagas crecer tus áreas fuertes, así como mejorar en tus áreas de oportunidad.

Más información y registro en: dooper.mx

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.