Categories
PYMEs, Ventas

¿Cómo ampliar los canales de venta para mi empresa?

Cuando de aumentar las ventas de tu empresa se trata, probablemente escucharás a tus colegas recomendarte explorar otros canales de distribución. Pero, ¿a qué se refieren los canales de distribución y cuáles son los más comúnmente utilizados hoy en día?

En el siguiente artículo exploraremos juntos una serie de canales de venta, cuáles son sus beneficios y algunas implicaciones a considerar para su uso.

 El uso de redes sociales 

Las redes sociales son usualmente el canal de difusión y mercadotecnia por excelencia para las empresas, ya que otorga acceso a todo tipo de audiencias y segmentos de mercado para compartir y promocionar tus productos.

Existe una serie de beneficios del uso de redes sociales como canal de venta, sin embargo me atrevería a decir que el más importante es que crear un perfil para tu marca es gratis, el truco viene después, el generar interacciones, tráfico y conversiones a través del contenido o paid ads puede llegar a ser un reto, los algoritmos, costos y términos usualmente tienen que ser manejados por un experto en marketing digital. 

Crear un e-commerce propio

Hoy en día plataformas como Shopify y Woocommerce, te permiten crear tu propio e-commerce personalizado, con todo lo necesario para empezar a vender en línea, habilitando carritos de compra, distintas formas de pago y conexión con vendors de logística para los envíos.

Estas plataformas vinieron a aportar mucho valor a las empresas ya que resuelven todo el proceso de venta solo por el costo de una membresía accesible y ciertos % de comisión por uso de plataforma que se aplican en la venta de cada producto.

Si utilizas este canal de ventas o te gustaría utilizarlo es importante que tengas en cuenta que generar tráfico, conversiones y evitar carritos de compra abandonados dependen en gran medida de una estrategia de publicidad integral, paid ads en redes sociales, un buen SEO, además de una serie de herramientas complementarias como mailing y retargeting, mismas que al igual que en el punto anterior son usualmente manejadas por un equipo especializado.

Unirse al marketplace de un tercero

Esta alternativa puede llegar a ser muy valiosa para las empresas ya que aliarse o convivir con empresas similares o complementarias a la tuya puede aportar mucho valor al cliente final. Los marketplaces pueden ser especializados por área y tipos de producto, como Kloseet, un marketplace especializado en moda sustentable hecha en México; así como pueden ser más genéricos como el popular Amazon, en donde puedes encontrar todo tipo de productos locales o de importación.

Pertenecer a estos marketplaces puede generar mayor brand awareness para tu empresa y que tu audiencia asocie tu marca con otras del mismo nicho puede ayudar a posicionarse de mejor manera.

Antes de decidir estar dentro de un marketplace te recomendamos revisar cuidadosamente las comisiones por venta de producto aplicables en cada uno de ellos, en algunos casos las comisiones pueden ser elevadas y para aparecer en los primeros resultados de búsqueda es necesario que tú y tu equipo de marketing mantengan estrategias publicitarias activas, lo que elevaría tu costo de adquisición de cliente (CAC).

 
Contratar vendedores comisionistas independientes

Esta alternativa es idónea para llegar a tu cliente final de una forma más orgánica, el tener vendedores, o representantes de tu marca que probablemente iniciaron siendo tus clientes y ahora buscan ayudarte a llegar a más personas pareciera la forma más natural para concretar más ventas, y lo es.

Sin embargo hay varios elementos que tomar en cuenta antes de contratar a tus primeros vendedores comisionistas, para ello, asumamos que el apartado legal y fiscal ya está resuelto, que si bien no es un tema sencillo, para este ejercicio asumiremos que ya cuentas con contratos de comisionista mercantil y que el vendedor está dado de alta en el SAT para emitir facturas por cada una de sus comisiones; siendo así otro factor importante a tener en cuenta es: La logística de pago.

El realizar una venta más “tradicional” limita en cierta medida las formas de pago para el cliente final, ya que difícilmente cada vendedor contará con una terminal bancaria para recibir tarjetas de débito y crédito; además tendrías que tener la estructura tecnológica para recabar y validar los pagos del cliente final en tiempo real para asimismo gestionar los envíos; si no cuentas con ella la siguiente alternativa es contratar un equipo que se encargue de coordinar esto manualmente, solo considera en qué medida se elevarían tus costos de operación.

Hacer alianzas con distribuidores autorizados

Un distribuidor autorizado puede ir desde un individuo hasta una cadena de tiendas de retail como Walmart o Liverpool donde manejan estructuras tanto de venta a consignación o reventa, este canal es altamente atractivo para muchos ya que estar en los aparadores de una marca de dicho calibre ayuda a las empresas jóvenes a posicionarse y además resuelve en gran medida, el acceso al mercado que no compra en línea, además de que al estar dentro de la infraestructura tecnológica de otra empresa el cliente final puede acceder a todos los métodos de pago que esta ofrece.

Para negociar un buen deal con tu distribuidor autorizado es importante considerar inicialmente, si la estructura es a través de consignación o como reventa:

En el caso de la consignación es vital entender el calendario de pagos, ya que hay muchos casos en los tus ventas llegarán a tu cuenta de banco después de 90 días de haber sido desplazadas, lo que implica un desgaste importante en las finanzas de una empresa al producir y no retornar hasta 3 meses después.

Social selling

La tecnología y los nuevos modelos de trabajo que aperturó el gig-economy han permitido crear comunidades en donde ahora es posible integrar varias virtudes de los distintos canales de venta que exploramos en las líneas anteriores.

Plataformas como Dooper, le dan acceso a miles de personas a una fuente de ingresos extra vendiendo productos de pymes, donde a la vez le dan a las empresas una fuerza de ventas orgánica y gratuita. En la que, la meta es aligerar la inversión en publicidad en redes sociales de empresas como la tuya, conectándolos con personas que pueden vender sus productos al segmento de mercado que buscan, de forma mucho más orgánica. Puedes acceder a vendedores comisionistas sin absorber tú las complejidades legales o fiscales, ya que Dooper integra y automatiza los acuerdos legales y la facturación. Además puedes controlar con quién sí y con quien no quieres trabajar, y qué % de comisión le puedes otorgar a tu aliado vendedor.
La plataforma controla y otorga la tecnología para que el cliente final pueda realizar sus compras con varios métodos de pago como Kuesky pay o meses sin intereses.
Gestiona los pedidos a través de órdenes de compra (PO’s) así como en un marketplace en donde tu empresa controla su logística enviando los pedidos al cliente final una vez que fue recibido el pago.
Y realiza dispersiones semanales de las ventas acumuladas de tus productos, así como de las comisiones acumuladas para tus vendedores.

Conclusiones

Después de explorar los canales de venta más comunes en el mercado actual te has equipado de herramientas para decidir cuáles son los que mejor se adaptan a las necesidades de tu empresa y tus objetivos comerciales. Cada uno cuenta con particularidades y una serie de retos que superar para lograr una buena ejecución y sobre todo buenos resultados. 

Y tú ¿Conoces algún otro canal de venta? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.